No permitas que tu piel refleje tu estrés

El estrés puede afectar a la salud del corazón, a la digestión, al peso, a la memoria e incluso a la conciliación del sueño. El estrés y la falta de sueño también pueden afectarnos negativamente en cuanto a la estética y causarnos deshidratación. Y es que pueden surgir problemas tales como manchas, brotes de acné, líneas de expresión y arrugas. Por eso te enseñamos a desestresarte, el mejor consejo de belleza que podemos darte. 

Aprende a relajarte 

A algunas personas les cuesta bastante relajarse. Sin embargo, si puedes dedicar unos minutos al día a meditar, les sentará bien a tu mente, cuerpo y espíritu. Busca un lugar tranquilo y alejado del caos diario. Cierra los ojos, siéntate con la espalda bien recta y pon las manos en el regazo. Respira despacio inhalando por la nariz y exhalando por la boca. La respiración profunda ralentiza la frecuencia cardíaca y genera una sensación de calma.

Levántate y muévete

El ejercicio puede ser el mejor método para reducir el estrés. No sólo mejora tu circulación, lo cual es genial para tu piel, sino que también segrega endorfinas que te darán energía y sosiego al mismo tiempo. Así que date un paseíto, apúntate a una clase de fitness o ve a dar una vuelta en bici. Es la mejor manera de reducir el estrés, despejar la mente y alcanzar ese brillo saludable característico después de hacer ejercicio.

Mantén la concentración 

No hay nada peor que estar agotado. En lugar de sentir que todo se te viene encima, intenta controlarlo fijando prioridades. Un buen ejemplo de lo que puedes hacer para conseguirlo es anotar las tareas diarias en un cuaderno para que tengas más claro lo que te toca hacer. Esto no sólo reduce el estrés; también permite una mayor productividad. Y puede ayudarte a mejorar tu aspecto general.